Las averías de coche más frecuentes en 2016

Los problemas con la batería encabezan la lista de averías más frecuentes en 2016. Los datos los ha facilitado el RACE, que el año pasado recibió un total de 824.000 solicitudes de ayuda en carretera por problemas mecánicos. La cifra supone un incremento del 16% con respecto a 2015, aunque lo que más preocupa es el incremento de peticiones de auxilio por accidentes.

Antes de empezar a enumerar las averías de coche que con más frecuencia se produjeron en 2016, vamos a analizar los datos facilitados por el Real Automóvil Club de España, el RACE.

El pasado año, el club automovilístico atendió un total de 824.000 solicitudes de ayuda en carretera por problemas mecánicos por parte de sus socios. La cifra supone un incremento del 16% con respecto a las registradas el año anterior.

La cifra es preocupante porque delata dos problemas graves del panorama automovilístico actual:

– el parque móvil nacional es cada vez más viejo

– la falta de mantenimiento de muchos de los coches que circulan por nuestras carreteras

Pero todavía resulta mucho más preocupante el hecho de que, en 2016, el RACE atendió casi 50.000 llamadas de auxilio por accidentes, un 23,4% más que en 2015.

La batería, el mayor quebradero de cabeza de los conductores

Todos los datos están sacados del Barómetro de Averías que cada año publica el RACE.

En él aparece el ranking de los cinco motivos por los que más se llamó a la grúa en 2016:

1. Batería

2. Neumáticos

3. Accidente de tráfico

4. Avería en el motor

5. Avería relacionadas con la bomba y la inyección

Las baterías siguen siendo el principal quebradero de cabeza de los conductores, con más de 165.000 casos, seguidas a distancia por las ayudas requeridas por problemas en los neumáticos y los accidentes de tráfico, que aparecen en tercer lugar con un aumento respecto a 2015 del 23,4%.

Muchas averías se podrían evitar con una revisión periódica

En cuanto a las averías mecánicas destacan las relacionadas con la bomba y la inyección de coches diésel, que han experimentado un crecimiento porcentual del 47,2% y que ahora suponen un 6,4% del total.

El motor de arranque (un 17,6% más y el 4,1% del total) completa el podio entre aquellas que superan las 10.000 asistencias.

El RACE viene alertando en los últimos meses de que la falta de mantenimiento es un problema que puede derivar en una avería mecánica, o en el peor de los casos en un accidente de tráfico.

Los fallos que afectaron al motor aumentaron un 14,6%, siendo los más frecuentes. Un ejemplo son los problemas con los del disco de embrague y la correa del alternador  que han creacido un 45,8% y un 32% respectivamente. Ambos podrían ser detectables en las revisiones periódicas que marca el fabricante para un correcto funcionamiento del vehículo.

El RACE recuerda que al posible perjuicio que supone esta falta de mantenimiento (provoca gastos elevados de reparación, tanto de la pieza rota como de otras afectadas) se suman el incremento del riesgo, sobre todo con climatología adversa, especialmente si hablamos de mal estado de los neumáticos (con un aumento de los problemas de un 12,1% más respecto al 2015), y un similar incremento en el porcentaje, del 12%, para las averías por mal funcionamiento de los discos de freno.

Fuente: autobild.es